LAS PSICOPATIAS DE LOS LIMEÑOS Y LA TV PERUANA, POR HUMBERTO PINEDO MENDOZA. ARTE POR PAULINE LE ROY

LAS PSICOPATIAS DE LOS LIMEÑOS Y LA TV PERUANA, POR HUMBERTO PINEDO MENDOZA. ARTE POR PAULINE LE ROY

Esta psicopatía de los “limeños” la descubrí en mi juventud. Esta población trabajadora e informal o desempleada actúa por instinto y no por racionalidad. Es decir la supervivencia los lleva a vivir a “salto de mata”, enfrentándose unos a otros, a maltratarse verbalmente o físicamente. Es lo que lo que yo denomino “las psicopatologías de los limeños”.

Es la sociedad de los limeños de antes de 1968 la que está enferma con todas estas características anormales o son los nuevos habitantes de otros lugares que han venido con sus frustraciones y resentimientos los que están forjando una sociedad inconsciente, agresiva, vanidosa e insensible de lo que realizan y el daño que provocan. Son proposiciones, son aproximaciones. Propongamos un debate esclarecedor por que la magnitud de la inseguridad ciudadana se ha convertido en un tema prioritario para todos los ciudadanos.

Cómo no encontrar psicópatas cuando nos percatamos de la intención de los noticieros de la televisión como “9O segundos” en donde en una hora la mayoría de las informaciones que proporcionan son de muerte, violación, secuestro. Después pasan acontecimientos de accidentes con muertes en diferentes partes del mundo. Todo este conjunto de noticias están creando en la población un endurecimiento en los valores positivos. Los niños y los jóvenes están tomando estos contenidos informativos como una actitud normal. Robar y matar los toman deportivamente. Verbigracias futuros sicarios. Primero una sociedad “chicha” y después una sociedad “combi”. Es decir en cada de estos grupos las personas quieren hacer los que les da la gana sin respetar al otro. Psicopatía de los medios y psicópatas potenciales en las personas. Aquí no funciona lo de la era del conocimiento que nos propone Popper sino un abuso de ella.

Este tipo de programas atentan contra la moral de la población nos diría el periodista César Hildebrandt. Me pregunto qué están haciendo los psicólogos sociales que no asesoran debidamente al gobierno contra este peligro que pueden ocasionar a los niños. También los encontramos en los otros canales. Son tan insensibles los productores del mal que están ocasionando a los infantes. Con el puro vedetismo de la peor estrofa. Programas vulgares en donde la homosexualidad es parte de la risa y no de la reivindicación. Programas como el de Laura Bozzo y otros programas de este corte que nos proporcionan la TV nacional. Lo último fue el levantamiento de la noticia, escandaloso, morboso e irresponsable de la información de dos mediocres mujeres que pelearon contra un Embajador y que este individuo también las agredió, a los medios no les interesó que se pudieran romper las relaciones diplomáticas. Total a esta actitud la llaman libertad de expresión.

Que nos están enseñando los dueños de la TV que la imbecilidad se justifica. ¿Dónde están los valores, el respeto? Eso no interesa, lo que se busca es el rating. ¿Se acuerdan cuando el primer ministro Jiménez les pedía que no repitieran a cada rato el vídeo del asalto a una Notaría? Morbosamente lo repetían no acatando el pedido. Y después se quejan cuando algún gobierno toma los medios de comunicación. ¿Acaso no forman personalidades psicopáticas y más en los niños, cuando en su subconsciente se están creando estereotipos de amoralidad, estafa, robo como se está dando como antiejemplos en la actual clase política, congresistas y expresidentes de la República. Paradigmas como Javier Diez Canseco y Armando Villanueva del Campo ya no aparecen. Esta situación de desprestigio sí es preocupante, porque de ser un pueblo precario culturalmente vamos a terminar siendo una sociedad en donde la ley del más fuerte triunfa. El achoramiento, la prepotencia del blanco del mestizo y del indio de acuerdo a su posición económica es lo que vale. Lo vemos en los lugares donde vivimos con propietarios o inquilinos (militares, policías, profesionales) que actúan en forma antisocial con sus vecinos.

Los niños y los jóvenes ya no respetan a sus mayores. Los hijos no estudian debidamente en los colegios del estado a una excepción del 20%. No es autismo social ni malos profesores, pero sí es un cuadro de psicopatía social porque son las características de las diferentes formas en que se comportan los limeños en la capital. El bullying en los colegios y la falta de respeto a los profesores y la desesperación por conseguir bienes de inmediato sin saber cómo lo consiguen es la preocupación de cerca 7 millones de jóvenes que están desocupados. A veces me pregunto, qué tipo de país queremos. Un país tecnológico, industrial, capitalista, socialista, humanista, próspero con identidad o simplemente manejar el presente coyuntural y después no interesa lo que le pase al otro gobierno. No hay un proyecto nacional.

Han aumentado en forma exagerada los centros de rehabilitación de drogadictos de jóvenes en las capitales de provincias. ¿Qué tipo de sociedad estamos formando? Dentro de 30 años, ¿qué tipo de clase política vamos a tener? Un país sin valores, sin respeto a sus semejantes, sin conciencia patriótica. Para la clase política el espectáculo y el consumismo es lo que importa. Pero lo más peligroso ahora es cuando los diarios y la TV magnifican la actitud de los niños sicarios, cómo trabajan, dónde viven, quiénes son los que lo forman, cuánto le pagan. Un niño de 8 a 10 años pobre que ve este documento fílmico lo va a tomar como una actitud normal y estimulante. ¿Acaso esto no es formar psicópatas que van a matar por dinero y no van a tener ningún remordimiento de conciencia?

Hay actores peruanos, como Tulio Loza, que critican a la televisión peruana por la falta de programas serios de calidad ya sean cómicos como dramáticos. Es una vergüenza que no se tenga en la televisión programas de teatro, ni de música o de debates sociales a excepción del cable o del canal 7. La población consciente y sensible se asfixia con el bodrio de la televisión peruana. De la misma forma el aporte de la Internet que es tan básico para el conocimiento universal de los niños y adolescentes, las escolares lo están usando para el vídeo juego violento y la pornografía. Hay muchas personas que sin ser de izquierda justifican la actitud del presidente ecuatoriano Correa cuando critica a los canales de su país por imponer una televisión inmoral e intrascendente.

Después los dueños de la televisión dicen que ellos son los mensajeros de la información. Eso es falso porque ellos son los que levantan la información, la priorizan, realizan campañas, series, aumentan el morbo de los temas. En la TV peruana sólo existe morbo y espectáculo. ¿Acaso todas actitudes no están creando hombres agresivos, sin valores? Los profesores se sienten incapaces de cambiar la mentalidad de los niños positivamente cuando la información y lo chabacano tienen éxito. La influencia de la TV en los niños es determinante.

Sostenía el psiquiatra Alberto Según, el mejor ejemplo que a la gente les gusta los buenos programas es la alta sintonía que tiene el programa el Dr. TV en el canal 4. Pero una golondrina no hace verano.

Si el presidente Ollanta Humala y sus ministros no actúan a tiempo y piden a los medios que se autorregulen todos los avances económicos no van a tener un sustento viable o sostenible en el tiempo porque el pueblo no ha sido educado debidamente. Por eso vemos en nuestra patria que lo que funciona es el chisme, la bajeza… Políticos mediocres que llegan al poder para robar. Mucha gente considera que este Congreso debería ser clausurado porque hasta ahora han demostrado ser poco servibles. Las grandes temas sociales, las reformas que se iban a realizar han quedado archivadas. Pero en cambio el escándalo de sus representantes, esos son los temas que tienen más importancia en los medios. ¡Qué vergüenza!