SEROTONINA BAJA, DEPRESION ANSIEDAD.

LA SEROTONINA

 

La Serotonina (5-hidroxitriptamina, o 5-HT), es una monoamina neurotransmisora sintetizada en las neuronas serotoninérgicas en el sistema nervioso central (SNC) y las células enterocromafines (células de Kulchitsky) en el tracto gastrointestinal de los animales y del ser humano. 

 

La serotonina también se encuentra en varias setas y plantas, incluyendo frutas y vegetales. 

 

En el sistema nervioso central, se cree que la serotonina representa un papel importante como neurotransmisor, en la inhibición de: la ira, la agresión, la temperatura corporal, el humor, el sueño, el vómito, la sexualidad, y el apetito. 

 

Estas inhibiciones están relacionadas directamente con síntomas de depresión. 

 

La serotonina es un neurotransmisor que se encuentran en varias regiones del sistema nervioso central y que tienen mucho que ver con el estado de ánimo. 

 

Funciones de la serotonina


Entre las principales funciones de la serotonina está la de regular el apetito mediante la saciedad, equilibrar el deseo sexual, controlar la temperatura corporal, la actividad motora y las funciones perceptivas y cognitivas.

 

La serotonina interviene en otros conocidos neurotransmisores como la dopamina y la noradrenalina, que están relacionados con la angustia, ansiedad, miedo, agresividad, así como los problemas alimenticios. 

La serotonina también es necesaria para elaborar la melatonina, una proteína que es fabricada en el cerebro en la glándula pineal, y es la encargada de la regulación del sueño. 

 

La serotonina aumenta al atardecer por lo que induce al sueño y permanece elevada hasta el amanecer cuando comienza a descender. 

Otra función importante de este neurotransmisor, es actuar como el reloj interno de nuestro cuerpo, lo que a su vez determina nuestros ciclos de sueño y vigilia. 

 

El reloj interno es el encargado de coordinar varias funciones biológicas como la temperatura corporal, la hormona del estrés, cortisol, y los ciclos del sueño. 

 

La correcta coordinación de estos 3 elementos hace que podamos dormir profundamente y despertar descansados. 

 

Los hombres producen hasta un 50% más de serotonina que las mujeres, por lo tanto, estas son más sensibles a los cambios en los niveles de serotonina. 

 

Cambios en los niveles de serotonina


El estrés, los niveles de azúcar en sangre y los cambios hormonales, sobre todo en los estrógenos, son algunas de las causas por las que serotonina se ve alterada. 

 

Los niveles bajos de serotonina, se asocian a desequilibrios mentales como la esquizofrenia, autismo infantil, trastorno obsesivo compulsivo, hiperactividad infantil, depresión, estados de agresividad, migrañas, estrés e insomnio. 


El aumento de serotonina en los circuitos nerviosos produce una sensación de bienestar, relajación, mayor autoestima y concentración. 

 

La serotonina se puede medir a través de la sangre, aunque no se obtendrá mucha información, debido a que el cerebro y el resto del cuerpo se encuentran separados por la barrera hemato-encefálica, una especie de pantalla que no permite el paso de cualquier sustancia al cerebro. 

 

Por eso el cerebro fabrica sus propios neurotransmisores (con juegos de azar y mujerzuelas).

 

Deficiencia de serotonina. Depresión, irritabilidad y obsesión

 

La actual alimentación, abundante en azúcares y harinas refinadas, sumada al estrés predominante en nuestros días son los responsables del “déficit” de la molécula que garantiza, entre otras cosas, el equilibrio en el ánimo. 


La deficiencia de un neurotransmisor llamado serotonina, que el cuerpo crea a partir del triptófano, puede causar un tipo de depresión caracterizada por tristeza, irritabilidad o estallidos agresivos, ansiedad, problemas de sueño y obsesiones. 


El triptófano es un aminoácido que se encuentra en las proteínas que ingerimos con la alimentación.

 

Una vez en nuestro organismo, se transforma en 5-HTP que, a su vez, se convierte en serotonina, un neurotransmisor que controla el estado de ánimo, el sueño (la serotonina es precursora de la hormona del sueño, la melatonina), el impulso sexual, el apetito y el umbral del dolor, entre otras funciones. 

 

Tanto el triptófano como el 5-HTP pueden comprarse en cualquier herbolario. 

La alimentación con azúcares y harinas refinadas. 

 

Todos los productos que contienen azúcar y harinas blancas alimentan en el intestino bacterias patológicas que alteran la ecología intestinal produciendo un incremento de bacterias anaeróbicas y matando las bacterias que tienen como función principal el metabolismo del triptófano. 

 

El triptófano es una molécula (aminoácido) que todos comemos dado que está presente en la carne, la banana, la leche, el huevo, por lo cual nadie debería carecer del precursor de la serotonina, si este fuera bien absorbido. 

 

El problema es que la alteración de la flora bacteriana por los productos industrializados que comemos genera la mala absorción del triptófano y por esta razón, no llega al sistema nervioso donde se producirá la síntesis de serotonina y de ahí sus acciones. 

 

Síntomas causados por deficiencia de serotonina

La falta de este neurotransmisor puede producir una gran variedad de síntomas, como depresión, ansiedad, irritabilidad, pánico, síndrome premenstrual, problemas de sueño, o dolor muscular.

 

 Algunas personas presentan solo algunos de los síntomas, mientras que otras pueden padecer muchos de ellos. 


Negatividad

 

Cuando los niveles de serotonina son adecuados, tu cerebro es capaz de producir emociones y pensamientos positivos, mientras que cuando son demasiado bajos predomina la negatividad, tiendes a pensar lo que te falta por hacer o lo que has hecho mal en vez de enorgullecerte de tus logros, ves el lado negativo de todo y te irritas con facilidad por cualquier cosa. 


Ansiedad y obsesión

 

La deficiencia de serotonina puede provocar un tipo de depresión en que la persona se siente agitada y ansiosa. 

 

Está preocupada, se obsesiona pensando en algún problema o experiencia negativa y su conducta también puede volverse obsesiva o rígida (por ejemplo, es perfeccionista, le cuesta dejar algo para después aunque esté agotada, etc.). 


Irritabilidad

 

La persona se siente irritada, impaciente, puede tener estallidos violentos que le cuesta controlar, o responder mal a sus seres queridos, con críticas e intolerancia. 


Tristeza

 

Aparecen pensamientos y sentimientos negativos con frecuencia, se siente infeliz y piensa que siempre será infeliz y nada mejorará nunca, lo ve todo negro, no ve un futuro feliz, su pensamiento es pesimista y puede pensar en el suicidio. 


Baja autoestima

 

También suelen tener baja autoestima, falta de confianza, miedos, pánico, timidez o ansiedad social, y tendencia a criticarse a sí mismos con dureza, pensar que no hacen lo suficiente, que no valen lo suficiente, y sentir culpa y/o vergüenza o llegar a sentir odio hacia sí mismos. 


Problemas de sueño

 

Les cuesta dormirse por las noches o se despiertan demasiado temprano por la mañana, o varias veces durante la noche. 

 

Causas de la deficiencia de serotonina

 

Esta deficiencia puede producirse por falta de triptófano en tu dieta debido a que no tomas suficientes proteínas (carne, huevos, pescado, pollo), o bien porque está siendo inhibida por el alcoholla cafeína o edulcorantes artificiales como aspartame 

El estrés crónico también puede disminuir tus niveles de serotonina puesto que tu cerebro debe utilizar más cantidad para mantenerte tranquilo y centrado en momentos de estrés.



Las mujeres producen menos serotonina que los hombres, por lo que es más probable que puedan necesitar suplementos. 

La serotonina es estimulada por la luz solar, de manea que la falta de sol puede afectarte, sintiéndote deprimido sobre todo en invierno

 

Así, una deficiencia de serotonina puede producir un trastorno afectivo estacional. 


Muchos de los alimentos que consumimos en la actualidad son de baja calidad debido a que los suelos para los cultivos son pobres en minerales, en oposición a los productos ecológicos, cuya calidad es mucho más alta. 


Si eres vegetariano tienes aún más probabilidades de estar haciendo una alimentación baja en triptófano porque la mayoría de alimentos vegetales contienen mucho menos triptófano que las proteínas de origen animal. 


Si de pequeño no te alimentaron con leche materna es posible que la fórmula utilizada para alimentarte fuera pobre en triptófano, lo que pone a los niños en riesgo de deficiencia de serotonina y puede crearles problemas de sueño. 

 

La leche humana tiene una proporción mayor de triptófano que la leche de vaca o de soja. 



La alimentación baja en grasas también puede acabar en deficiencia de serotonina, puesto que la grasa ayuda a aumentar la disponibilidad de triptófano en el cerebro. 

 

La negatividad, ira e irritabilidad aumentan con las dietas bajas en grasas. 

 

¿Triptófano o 5-HTP?


El 5-HTP se obtiene de una planta llamada Griffonia simplicifolia, además de ser más barato que el triptófano, se va a transformar directamente en serotonina. 

 

Debe tomarse con el estómago vacío. Se usan cápsulas de 50 mg, que es la dosis por la que debes empezar. 

 

Toma una cápsula a media tarde y otra antes de acostarte, aumentando la dosis si ves que no es suficiente. 


El triptófano no solo produce serotonina, sino también niacina (vitamina B3) y diversas enzimas y proteínas, por lo que resulta más nutritivo. 

 

Si tienes carencia de vitamina B3 es posible que tu cuerpo use el triptófano para fabricar dicha vitamina antes que serotonina. 

 

Debe tomarse con el estómago vacío y preferiblemente con zumo de frutas para facilitar su absorción. 

 

Se toman cápsulas de 500 mg (del mismo modo indicado para el 5-HTP). 

Ambos necesitan algunas vitaminas del grupo B, magnesio y vitamina C para convertirse en serotonina, por lo que es aconsejable tomar un suplemento de todo el complejo B (50 mg, 2 cápsulas en el desayuno y 2 en la cena), de vitamina C con bioflavonoides (1000 mg de vitamina C y entre 300 y 500 mg de bioflavonoides, dos veces al día, con el desayuno y con la cena) y magnesio (entre 200 y 400 mg 2 veces al día, con el desayuno y con la cena). 

 

Como aumentar la serotonina


El triptófano es precursor de la serotonina, este aminoácido esencial que es capaz de traspasar la barrera cerebral, no lo puede producir el organismo por lo que debe ser obtenido a través de la dieta. 

Las semillas de Griffonia simplicifolia, una planta que crece en la sabana y en la costa del oeste de Afrecha, son ricas en 5-hidroxitriptofano (5-HTP), una sustancia que sirve de nexo entre el triptófano y la serotonina. 


Practicar determinadas técnicas de relajación, yoga, meditación ayuda a elevar los niveles de serotonina. 


Hacer ejercicio con regularidad, la vida al aire libre, pasear y bailar favorece el incremento de esta sustancia. 


Cambiar de actividad, hacer cosas nuevas, emprender nuevos proyectos, viajar... ayuda a que la serotonina aumente. 


Son ricos en triptófano las pastas, arroz, cereales, leche, huevos, soja, pollo, pavo, queso, plátano y leguminosas. 

 

Exibições: 23

Membros

Poema ao acaso...

Portal para 38 Blogs-Sílvia Mota

Badge

Carregando...